domingo, 22 de mayo de 2022

 

VOCES entre VOCES

http://artes-libres.blogspot.com.es/


PARA ENVIAR TEXTOS O PROPONER TEMAS:

nekovidal@gmail.com


LA PRIMERA VÍCTIMA DE LA GUERRA ES SIEMPRE LA VERDAD.


"LAS FORMAS DE LA OSCURIDAD" - Collage, Nekovidal.

TEMAS TERTULIA 27-5-2022

CIEGOS

LA CASA

MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS DE LOS PAPALAGUI.


A UN GATO

No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

Jorge Luis Borges


TEXTOS TERTULIA 20-5-2022

LUZ

EL LOCO

MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS DE LOS PAPALAGUI.

EL LOCO

Aquel pobre loco creía, en su arrogante locura, saber y comprender todo o, al menos, casi todo. Tenía la extraña costumbre de medir el valor de las cosas por su precio, creía que todo podía comprarse, e incluso que el valor de una persona podía medirse por el de su traje o su vehículo.

Aquel ser desquiciado creía en un dios único, incuestionable y vengativo, que le obligaba a matar por él o a despreciar al resto de los dioses queridos o adorados por sus semejantes. Incluso, en su locura, llegaba a creer que decidía y gobernaba su vida social porque introducía en una caja, cada cuatro años, un papel con un nombre de una persona a la que no conocía, y que nunca le consultaría las decisiones que afectarían su vida.

Aquel pobre hombre creía que las cosas son como son porque siempre han sido así, olvidando la obvia ley del cambio permanente, y tenía el hábito de terminar sus disertaciones y pensamientos con un rotundo: “. . . y no hay más que hablar”.

A un ser tan alucinado y tan peligroso para sus semejantes hubo que ponerle un nombre.

En aquella remota época primitiva y oscura le llamaban “persona normal”.

Nekovidal nekovidal@gmail.com

ARTES LIBRES www.arteslibres.net

LUZ


Lo llamamos luz, pero es mucho más. Es la invalidación de la oscuridad por excelencia y la magia que posee va mucho más allá de su destreza para hacer visibles los objetos. Si la luz solar marca nuestros ritmos circadianos y hace que los girasoles roten sobre sí mismos, infundiéndonos la sensación de vida hasta el punto de que por muy bello que sea un ocaso sentimos un miedo atávico cada vez que se oculta el sol, miedo que nos llevó a descubrir el fuego, la luz que se desprende de la humanidad que nos habita no solo es capaz de alumbrar todo cuanto nos rodea y, como el fuego, reproducirse al tocar otro cuerpo combustible, también contiene la capacidad de cambiar el mundo.


A medida que la ciencia aumentó las posibilidades de iluminación exterior, el ser humano fue perdiendo interés por la interior, esa cosa indefinible procedente de un lugar que no sabemos ubicar, pero que nos acompaña las veinticuatro horas del día durante todos los días de nuestra vida. Y es ahora, cuando vivimos en ciudades intercambiables por ser tan idénticas sus luces externas, ahora que sentimos bastante susto al percibir -porque lo percibimos, aunque lo neguemos- el ocaso de las llamas internas, cuando estamos tomando conciencia de que sin equilibrio entre la iluminación exterior y la iluminación interior difícilmente podremos ser felices; concibiendo la felicidad como armonía, no como una vida facilona y sin altibajos.


Hoy, pasadas las dos primeras décadas del siglo XXI, a don Quijote le han crecido en exceso los molinos que abarcan ya no solo La Mancha, también la Tierra, el cielo y algún que otro planeta; las aspas de los gigantes, hoy bombas de racimo, no se pueden combatir con lanza y de nada sirve una bacía para defenderse del gas mostaza. Hoy, más de veinte años después de aquella alarma de Nochevieja por el cambio de milenio y sabiéndonos vivos, solo nos queda una manera de combatir la oscuridad: encontrar nuestra luz interior, nuestra esencia, hacerla crecer, darle espacio y repartirla por doquier.


Lin Yutang dijo: «Hay dos maneras de difundir la luz: ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja». Elije la fórmula que más te guste, pero «be candle, friend» y pelea, pelea para iluminar cuanto sea posible el trocito de mundo en el que te ha correspondido anidar.

21/mayo/2022 – Vicki Blanco para «VOCESentreVOCES»


LUZ

Herméticamente cerrado estaba su corazón
Hasta que una noche, un pájaro carpintero cualquiera
Vino a tocar, rítmico e incansable
Contra una coraza que parecía más hierro que madera

Llegó el invierno; el pájaro emigró
Pero en algún momento, alguna semilla
Caída del cielo o traída por el viento
Se coló sigilosamente en esa pequeña oquedad

Y llegó marzo, y llegó abril; llegaron las lluvias de todos los años
Pero esta vez había extraviado el paraguas
Que siempre tuvo para protegerse de lo improtegible
Se dejó mojar hasta inundar lo estéril

Y asomó lo nunca visto en treinta años
Un tierno brote, más pequeño que vulnerable
Ofreciendo su ser al mundo, sin saber
Si sería éste cegadoramente luminoso
O si por el contrario
Los ciegos
Serían
Los demás…

Sara V.T.  https://iderinaweb.wordpress.com


LUZ

La vela
Soy la vela que te alumbra cuando ya dejas de creer en la luz, la vela de la que emana ese brillo que intuyes impregnándolo todo,

demasiado cercana para ser reconocida, aún demasiado tenue, y todavía demasiado lejana para sentirla como real y cotidiana.

Soy la luz que te guió en el primer momento y te guiará en el último, la esperanza cuando ya no te quede, la cálida razón entre la sinrazón, esa inmutable fuerza vital que te tomará de la mano cuando flaquees, soy la fuerza invencible que anida, aunque no lo sepas, en tí como en toda vida.

Soy la esperanza ante la desesperación, el lenitivo ante el dolor insoportable, la duda que es germen de sabiduría y esa energía que, sin que sepas muy bien porqué, te hace seguir adelante a pesar de todo.

Ya sabes, no necesito templos ni sacerdotes porque cada ser vivo, y hasta cada grano de arena, es mi hogar.

También soy tú, pero eso aún no lo sabes . . .

Nekovidal nekovidal@gmail.com

ARTES LIBRES www.arteslibres.net

LUZ

Atrapando la luz del invierno.

Al principio yo también creía en dioses.

Esperaba paciente que su luz me impregnara e hiciera de mi el espejo en que reflejar su grandeza.

Adoré, con la debilidad que crea la dependencia, a mis padres, mis profesores y a todas esas personas tan serias a los que todos temían y respetaban.

Era aquel tiempo incierto pero dulce de la infancia, en que nada sabía, pero no sufría, porque ni sabía que no sabía, ni sospechaba siquiera que se pudiera llegar a saber o a creer que se sabe.

Siguiendo el curso de la naturaleza, en mi adolescencia rompí todos los ídolos y, con la candidez propia de la juventud, coloqué, sin saberlo, a otros en su lugar.

Luché con ira contra la ira, contra el dolor sembrando dolor, contra la intransigencia de la injusticia siendo intransigente ante ella. Creía, sin la menor duda, justa la ira de los justos.

Cometí cuantos errores pueda cometer un ser humano, sólo el azar hizo que mis manos no se mancharan de sangre. Conocí casi todos los placeres que esta vida puede regalar y sufrí casi todos los dolores que el destino pueda deparar, el peor, sin duda, la muerte de seres queridos.

Era torpe como todos los creyentes, obsesionado con vencer, sin sospechar siquiera donde se encontraba mi enemigo, sin sospechar que todos nuestros enemigos lo son tan sólo porque les concedemos tal puesto en nuestra vida y en nuestra mente.

Era un ciego intentando alcanzar la luz golpeándola con su bastón blanco.

El tiempo fue aclarando mis pensamientos algo más rápido que mi pelo, fue domando tanta energía, enseñándome a no desperdiciar la vida, enseñándome, poco a poco, a vivir.

A mis padres, hermanos y amigos pude verles, al fin, como personas en toda su magnitud y miseria, ni mejores ni peores que yo mismo.

Aprendí a mirar con un mínimo de comprensión tanto al arrogante como al codicioso, al iracundo o al que se engaña a si mismo hablando de paz, amor y fraternidad, mientras autojustifica sus egoísmos y mezquindades. Aprendí a mirar las ideas, esas por las que en otro tiempo hubiera dado la vida, como unas ideas más en un mar de ideas que a diario dan a luz nuestras mentes.

Aprendí, poco a poco, a perdonar y, casi, a perdonarme a mi mismo.

En todo encontré luz y sombra: En la sombra de nacer sin una tierra a la que pudiera llamar mía, la luz de sentir que mi patria era todo el planeta; en la sombra de haber padecido la soledad, la cálida luz de la amistad; en la sombra de la muerte, el aprecio constante y creciente por la vida.

Ya hace mucho que no creo en los dioses que son predicados y representados por mortales. Tiempo ha que escucho indiferente el murmullo de las plegarias vacías que llenan los templos. Una diminuta chispa de luz me hizo comprender un día que hay tantos dioses como seres humanos, y que ninguno es mejor o peor que otro mientras su existencia no siembre dolor.

Mi dios, reflejo de todos los dioses, nunca exige adoración, aunque a menudo solicita compañía, es de este universo, del que este mundo es apenas una mota de polvo, nunca mira con indiferencia o ira sino con paciencia a los hijos de esta especie contradictoria que, con ímpetu adolescente, es incapaz de cuidar el espacio que habita, de enfrentarse a sus miedos, de ser responsable de sus actos, de sospechar siquiera el lugar donde se encuentra dentro de su caótica juventud evolutiva.

Esa especie que, impregnada por igual de luz y de sombra, es capaz de los más creativos y destructivos actos, pero tan entrañable en su alocada ingenuidad, en esos utópicos ideales que siempre consigue alcanzar, en su desordenado crecimiento.

Pasó el tiempo y, ya en el invierno, aquella chispa primigenia se transformó poco a poco en la llama de una vela, diminuta, pero suficiente para ver que no existía en lo humano ni un ápice de maldad o bondad, tan sólo miedo, amor, fantasía y necesidad.

Tras más de medio siglo con los ojos abiertos, sigo preguntándome:¿Qué es la luz?

No me inquieta ya la pregunta, tan sólo me sorprende ese empeño nuestro en intentar atrapar cuanto desconocemos, rindiendo homenaje, sin saberlo, a lo más humano de nuestra naturaleza humana: la curiosidad, el ansia de saber y aprender.

Todos aquí, condenados a muerte, atrapados por la duda de si habrá primavera tras el último invierno, si todo esto tiene sentido, o es sólo un absurdo sueño de un dios borracho, atrapados por la duda de si todo no se quedará, al final, en apenas cien años escasos de abundante soledad.

Porque aquí estamos todos, incluso quienes no lo sospechan, reunidos bajo el anhelo común de atrapar la luz, bajo el estigma de la sombra de nuestros miedos, todos tan diminutos como todopoderosos, tan frágiles como eternos, y apenas consolados por la llama del calor fraterno de cuanto compartimos.

Nekovidal nekovidal@gmail.com

ARTES LIBRES www.arteslibres.net

MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS DE LOS PAPALAGUI.


ENTREVISTA AL PINTOR ANTONIO BELDA DEL CORRAL

13 MAYO, 2022 

Antonio Belda y José Marcelo

Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz

» BELLDIANISMO ES MI COMPROMISO PERSONAL DE EXPRESAR EL ARTE SIENDO EXIGENTE, PERFECCIONISTA Y HONESTO»

Pregunta.- Le felicito por la buena acogida que tienen  sus obras, que desde 01 de abril han estado expuestas en El Pianista del Carmen (Vélez- Málaga). Exposición denominada Belldianismo. Reencuentro con  Vélez-Málaga. Hábleme usted del Belldianismo, y del sentimiento de reencuentro con su pueblo.    

R.- Belldianismo es mi compromiso personal de expresar el arte, que me implica ser  exigente, perfeccionista y honesto con mi trabajo creativo, que me conduce a ser autocrítico. Esta actitud conlleva una búsqueda constante de lo humano, de su historia y de sus raíces culturales, para plasmarlo en mis obras. Que  implica que la humanidad sea protagonista de su propia existencia; para bien o para mal. El reencuentro con Vélez es un  deseo de volver a encontrarme con mis raíces, con los compañeros pintores, con mi pueblo y con la luz de nuestra tierra.  

P.- En su juventud fue alumno del pintor D. Francisco Hernández. Pero, a diferencia de otros alumnos que han reflejado en sus obras el estilo pictórico del maestro, usted mantuvo su identidad personal. ¿Me gustaría  qué expresase lo que aprendió de él? ¿Qué características técnicas y tendencias pictóricas compartieron? 

R.- Yo admiraba  a Francisco Hernández por su capacidad para expresar el dibujo, que  lo dominaba con excelencia. Era generoso en compartir su saber y fue mi referente, para que yo afianzase el dibujo. Compartía con él ese buen hacer artístico y ese amor por los pintores renacentistas. Además, aprendí de él el compromiso de ser artista. Porque por sus obras ha demostrado que él era un gran creador; por lo tanto, un ejemplo a seguir.

P.- Haciendo una mirada retrospectiva en sus obras. ¿Qué evolución  ha habido  en su pintura, en cuanto a la creatividad, a la técnica, a los temas tratados?

R.– Desde mi juventud ha habido una constante en mi creatividad, y ha sido  mi admiración a los autores renacentistas, a quienes  he tenido siempre como referentes. De ellos he admirado la técnica empleada del dibujo y del colorido, e incluso la concepción humanista que aporta el Renacimiento. En Madrid he trabajado como copista del Museo del Prado, ello ha sido enriquecedor para adquirir madurez. Pintar Zurbarán, por ejemplo, era un reto;  suponía mantener un diálogo con las obras y los pintores del Prado. Pero, en cuanto a la temática, más que una evolución he realizado un estudio de la historia y de las culturas, eso es lo que aporto en mis obras. Lo que ha evolucionado ha sido  mi trabajo realizado, porque me he exigido siempre mucho.

P.- Como usted me expresa recurre a la mitología, a la historia, a la religión… En sus obras vemos reflejadas ese cúmulo de culturas: tartesica, ibera, greco-romana, árabe…, que conforman nuestro acervo cultural. Hábleme de esa simbiosis cultural. También de  la presencia floral  como una constante en sus obras.

R.- La presencia floral es la manifestación de nuestro ancestro cultural ibero, que está presente en nuestro inconsciente genético, que vemos en la danza verdial, la cual ha trascendido en el tiempo. La mitología y la historia confluyen en las culturas para conformar esa simbiosis. Que es mi búsqueda de los orígenes, a la vez  es ese ‘Belldianismo’ del que he hablado, donde recreo e invento historias con los personajes. Y tengo, ahora, una preocupación de confrontar el acervo cultural con la realidad histórica actual.

P.-   Me dice usted: “el  arte como concepto es difícil de definir, porque es libre y abierto. Pero, ¿Cómo vive usted el acto creativo?

R.- Todo acto creativo es enfrentarse con preguntas con la necesidad de desvelar verdades que duelen o den satisfacciones, y ello supone sentir dudas, temores, angustia ante el lienzo en blanco. Ejemplos son los fetiches que aparecen e  ignoro qué son,  y  me inquietan. Porque yo me considero en mi trabajo creativo un renacentista, que hace surrealismo. Pero queriendo trasmitir y reivindicar el humanismo.

P.-  Después de tantos años de ausencia, al parecer usted nunca se ha ido. Porque en su obra está muy presente la luminosidad de su tierra. Hábleme de esa luz y de su lenguaje como manifestación creativa.

R.- La luz íberotartésica está en nuestro ADN, y es lo primero que aparece y resalta en las obras.  Hay un lenguaje en el colorido de las obras, que provoca ese diálogo con el espectador.   

 P.-  ¿Qué les quiere decir a sus paisanos? ¿Qué proyectos tienes por realizar?

R.- Que siempre han estado en mi corazón, soy veleño y siento a Vélez y me preocupo por sus temas. Que procuraré estar a la altura de las circunstancias, para lo que me requieran. Proyectos: seguir exponiendo. También crear un taller de pintura para aprendizaje de la nueva generación de pintores.

Entrevista realizada por José Marcelo Ruiz (poeta).

Esta entrevista se ha publicado en la prensa NOTICIAS 24 (Comarca de la Axarquía), el viernes , 13 de mayo de 2022. Mi agradecimiento al director del medio D. Francisco Gálvez por su interés por los temas de cultura, de pensamiento y opinión.

OBRAS DEL PINTOR ANTONIO BELDA


Nuestra psique guarda secretos poco conocidos.

Bertrand Regader

Bertrand Regader


Existen cuantiosas curiosidades sobre el modo en que funciona nuestro cerebro y nuestra psique que la mayoría de personas aún no conocen, y seguramente se sorprenderían.

Los mecanismos que regulan nuestra cognición son complejos y dan lugar a muchas diferencias entre individuos.

Curiosidades psicológicas que probablemente no conocías

Aquí puedes encontrar una serie de curiosidades psicológicas sorprendentes.

1. Siempre que dormimos, soñamos

Es cierto que no siempre somos capaces de recordar los sueños que hemos tenido, pero varias investigaciones científicas han revelado que la actividad cerebral durante el sueño genera que soñemos al alcanzar la fase REM durante el descanso.

Los estudios muestran que no recordamos el 90% del contenido de nuestros sueños y que, aun si llegásemos a recordarlos, la mitad de este contenido lo olvidaríamos al cabo de cinco minutos de despertarnos, ya que el cerebro capta nuevos estímulos y tiende a desprenderse de esa información. Si quieres recordar más y mejor tus sueños, resulta bastante útil apuntar lo más detalladamente posible todos tus sueños en un bloc de notas que tengas sobre la mesilla de noche, cada día al despertarte.

2. ¿Cuánto pesa el cerebro?

El cerebro de los hombres es ligeramente más pesado que el de las mujeres. La cifra promedio entre los varones está en los 1.400 gramos, mientras que el cerebro femenino pesa 1.250 gramos.



Esto no significa que el hombre tenga una mayor inteligencia que la mujer, como pudimos ver en el artículo “¿Son más inteligentes las mujeres o los hombres?”. Aunque es cierto que, tiempo atrás, los primeros científicos que midieron el peso de los cerebros llegaron, equivocadamente, a la conclusión de que el hombre debía poseer mayores dotes intelectuales. La diferencia de tamaño se debe a un principio de proporcionalidad, y en tanto que el hombre suele ser más alto y pesado que la mujer, el tamaño del cerebro se ajusta a estas proporciones corporales, por lo que a mayor cuerpo, mayor será el cerebro.

3. Estamos programados para huir ante un peligro

Cuando nos enfrentamos a situaciones límite, de angustia, miedo o peligro, nuestro cuerpo activa unos mecanismos innatos que nos permiten huir para alejarnos del peligro. Dicho de otro modo, estamos diseñados para garantizar nuestra supervivencia, y así la de la especie humana.

En estas situaciones límite en las que corremos un peligro inminente, se activan drásticamente las glándulas suprarrenales y generan adrenalina, una hormona que incrementa la frecuencia cardíaca y que contrae los vasos sanguíneos, preparando al cuerpo para hacer un esfuerzo físico de alta intensidad. Es por esta razón que somos capaces de emprender acciones casi sobrehumanas cuando estamos en un estado de pánico, como por ejemplo se ha dado el caso de madres que han logrado levantar coches u objetos muy pesados para rescatar a un hijo atrapado.

4. Crecemos mientras dormimos

Cuando dormimos nuestro cerebro segrega la mayor parte de la hormona encargada del crecimiento de los músculos y los huesos. Por esta razón es absolutamente fundamental que los niños descansen y duerman las horas necesarias.

5. El “miembro fantasma”

Se han reportado muchos casos parecidos: a una persona le amputan una extremidad, y posteriormente comienza a tener la sensación que aquella extremidad sigue estando en su sitio. De hecho, muchos casos revelan haber sufrido dolores en las extremidades amputadas. Este fenómeno se conoce como el “síndrome del miembro fantasma”. Lo detallamos en el artículo “El miembro fantasma: terapia de la caja espejo“.



La razón por la cual esto sucede tiene su origen en el cerebro. Al parecer, el área cerebral encargada de regular la movilidad y el tacto del miembro sigue activa, y en ausencia de estímulos nerviosos reales, tiende a crearlos.

6. Existen personas incapaces de reconocer caras

Estos casos de personas que no pueden reconocer rostros están causados por un trastorno denominado prosopagnosia (del griego prosopon, que significa “rostro” y agnosia, que refiere a “falta de conocimiento”), y esto les imposibilita reconocer las caras.

Este impedimento provoca que no puedan reconocer los rostros familiares, por lo que son incapaces de reconocer a sus allegados mediante su imagen y deben recurrir a observar algunas características concretas, como la forma de andar, el tono de voz, o algún otro rasgo distintivo exceptuando el rostro para poder ser conscientes de quién tienen enfrente. En casos más severos, los afectados pueden no ser capaces de reconocerse ellos mismos delante de un espejo o viéndose en una fotografía.

7. Un antidepresivo que provoca orgasmos incontrolables

El componente químico esencial de ciertos fármacos contra la depresión es la clomipramina. Este tipo de medicamentos no se utilizan únicamente para remediar la depresión, sino que también se emplea en crisis de ansiedad, fobias y otro tipo de trastornos.

Algunas de las personas que son tratadas con este tipo de fármacos suelen reportar que, al inicio del tratamiento, experimentan orgasmos incontrolables en el momento de bostezar. Fue calculado que hasta el 5% de los pacientes notaron este extraño efecto, tanto hombres como mujeres.

A pesar de que podríamos pensar en esto como un efecto secundario positivo del fármaco, la verdad es que las personas que lo padecieron tuvieron problemas y incomodidades en su vida diaria.

8. La amnesia sí permite recordar

Aunque es cierto que siempre se transmite la idea de que la amnesia elimina los recuerdos pasados de la persona que la ha sufrido después del trauma, en realidad esta tipología de amnesia, denominada “retrógrada”, es muy poco habitual.

El tipo de amnesia más común es la llamada amnesia anterógrada. Se trata de una amnesia en que la persona es capaz de recordar prácticamente todo lo pasado con normalidad, pero en cambio no puede recordar nada de lo que va viviendo, no es capaz de recordar lo que le ocurrió ayer, o incluso es incapaz de recordar lo que hizo diez minutos atrás. Esta forma de amnesia es la más habitual entre las personas que sufren demencia.

9. El efecto Halo lo impregna todo

Uno de los fenómenos psicológicos que influyen más en las relaciones sociales es lo que se conoce como efecto Halo. Este término describe una propensión a realizar valoraciones globales y positivas acerca de las personas físicas o jurídicas, a partir del hecho de conocer una de sus características más destacables.

Por ejemplo, se ha observado que las personas que encajan mejor con los cánones de belleza tienden a generar mejores impresiones también en lo relativo al resto de sus características por parte de quienes las conocen poco.

10. Los recuerdos siempre cambian

Otra de las curiosidades psicológicas más interesantes tiene que ver con la memoria. Y es que a pesar de que muchas veces utilicemos la metáfora de los archivos llenos de documentos para referirnos a cómo son los recuerdos contenidos en nuestro cerebro, lo cierto es que todos nuestros recuerdos cambian constantemente, hagamos lo que hagamos. Es imposible que los contenidos de nuestra memoria permanezcan siempre igual.

11. El límite de la memoria de trabajo

En la mayoría de las personas, la memoria de trabajo funciona sin demasiados problemas a no ser que los elementos que debemos conservar o manipular en ella sean más de siete.

12. Dos tipos de inteligencias

La inteligencia puede ser dividida en dos categorías principales: inteligencia fluida, basada en la agilidad mental, e inteligencia cristalizada, basada en la habilidad a la hora de usar la información memorizada.

13. La importancia del contexto en las adicciones a drogas

Las adicciones a drogas no surgen solo a partir de la interacción del cerebro con las sustancias consumidas, sino también a partir del contexto. Mudarse a un lugar muy diferente y dejar de tener contacto con los amigos de antes que también consumían hace que, en muchos casos, la adicción desaparezca.

14. Recordamos mejor lo primero y lo último

Ante una serie de elementos a memorizar (por ejemplo, la lista de la compra), recordamos mejor lo primero y lo último.

Curiosidades psicológicas

15. El efecto tercera persona

El fenómeno psicológico llamado "efecto tercera persona" consiste en que, como norma general, tendemos a creer que somos menos susceptibles a creer informaciones falsas en comparación a la mayoría de las personas, y que aquellas personas con las que tenemos contacto habitual y que apreciamos también son menos crédulas que el ciudadano promedio.

16. El sistema de percepción de caras

La mente humana es especialmente buena reconociendo pequeños detalles en las caras a través del sentido de la visión; no somos tan sensibles a los matices del resto de partes del cuerpo que vemos.

17. El efecto nocebo

Las personas que creen que deberían estar siendo tratadas y no están recibiendo esa atención sanitaria, son más propensas a desarrollar problemas de salud. Esto se conoce como efecto nocebo.

18. La relación entre el dormir y la memoria

Cada vez que dormimos, contribuimos a que la información recopilada durante la jornada quede consolidada en nuestra memoria.

19. Diferencias en teoría de la mente entre hombres y mujeres

La teoría de la mente es la capacidad de inferir estados emocionales y cognitivos en otras personas, sin confundir lo que creen, sienten o piensan con lo que nosotros creemos, sentimos o pensamos. Se ha visto que las mujeres, en promedio, tienden a tener estas habilidades más desarrolladas.

20. Las ideologías difusas

A pesar de que mucha gente tenga preferencias muy marcadas en cuanto a qué partidos políticos son buenos y cuáles son malos, en realidad solo una pequeña minoría presenta ideologías coherentes y estables en el tiempo.

21. Los atracones sin hambre

Muchas personas comen sin darse cuenta de que no tienen hambre, simplemente para aliviar su malestar.

Curiosidades psicológicas

22. El límite de 150 en los grupos

Los grupos de más de 150 personas (aproximadamente) necesitan de una serie de normas y roles claramente asignados que permitan crear sub-grupos para funcionar bien y no generar conflictos. Esto es lo que se conoce como el número de Dunbar.

23. La ansiedad y el sistema inmunitario

Se ha comprobado que el hecho de mantenernos en un estado ansioso durante largos periodos hace que el sistema inmunitario quede debilitado mientras se mantenga ese estado de angustia o estrés.

24. Las pupilas y lo atractivo

Cuando miramos algo o a alguien que nos resulta atractivo, las pupilas se dilatan más.

25. La falta de sueño lleva al autoengaño

Las personas que duermen poco tienen una capacidad de concentrarse y de razonar mucho menor que el resto de personas (por el hecho de dormir poco) pero no solo eso, sino que además tienen tendencia a no darse cuenta de ello.

26. Los puntos ciegos de la visión

El ojo humano está hecho de un modo que en nuestro campo visual hay un punto en el que no captamos estímulos visuales, dado que en ese lugar la retina se fusiona con el nervio óptico. Sin embargo, no nos damos cuenta de ello, porque nuestro cerebro "se inventa" esa información.

27. La capacidad de crear imágenes en la mente tiene fundamentos cerebrales

El grado en el que somos capaces de crear imágenes en nuestra imaginación depende del nivel de actividad neuronal aleatoria de una parte del cerebro conocida como corteza visual.

28. Los amigos importan más que los padres

A pesar de que la familia influye mucho en el desarrollo de los niños y niñas, aún son más influyentes los grupos de amigos de su edad.

29. El efecto Forer

Los seres humanos estamos predispuestos a identificarnos con descripciones ambiguas de personas, rápidamente damos por supuesto que encajamos con lo que se explica.

30. Los polos opuestos no se atraen

Las parejas formadas por personas con intereses o personalidades muy diferentes tienden a pasar por más problemas que aquellas formadas por personas similares.

FUENTE:https://psicologiaymente.com/psicologia/curiosidades-psicologicas