domingo, 24 de marzo de 2019


VOCES entre VOCES




PARA ENVIAR TEXTOS O PROPONER TEMAS: nekovidal@gmail.com




TEMAS TERTULIA 29-3-2019

NO ES MI CASO
TENER LA FORTUNA DE VER.
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.






El gesto con que reconozco el día
y que disipa la ambigüedad de la noche,
la fulguración con la cual recupero los nudos de mis actos,
de pronto carecen de sentido.

Cuanto habría de decir me es ajeno.
No comprendo las palabras
y ni siquiera las recordaría si alguien las nombrara por mí.

El ave del significado es una ráfaga sin forma.

Cuanto habría de enfrentar es inalcanzable.
Me vence el estancamiento de mi sangre,
el hastío de quien ha retornado sin gloria ni derrota.

Me abandona la tibieza de lo que había creído como una pertenencia,
y lo incierto me jala como una caída irreversible:
todo signo se convierte en vértigo.

Porque había decidido callar
y desertar de los puentes. Puentes de razón,
puentes de lenguaje,
                          puentes de poder,
puentes,
insondables puentes que se fueron tendiendo bajo una extraña vigilancia.

Porque había decidido abandonar la sombra
y no cumplir sus votos en palabra,
acto o pensamiento,
no ser para intuir hasta dónde me tomó la inmisericordia
y dejar lo que no me pertenece
y encontrar lo hermosamente mío.

Y todo en nombre de un corazón que desconozco
y que mínimo,
abisal,
sostiene mis cansados desafíos.

Y todo en contra del absurdo,
todo por reconstruir los tejidos de esta cárcel
a imagen y semejanza de la transparencia.

Pero inmóvil,
en esta orfandad,
nada existe sino el miedo.

¿Qué será de mi carne sin su altar de lo aprendido,
de lo visto,
una forma estéril e imprecisa,
sin los hilos a los que había atado su memoria?

Y si todo es aparente,
la construcción de una conciencia arraigada por costumbre,
¿podría permanecer sin asidero pensando que la cárcel no es real?
¿Qué es lo real entonces,
dónde su verdad que me es negada?
¿O mejor debería guardarme en la locura y fundirme en sus astros invisibles?

El salto, la caída, abandonar la irradiación de lo habitado,
cómo duele este paso decisivo.

Y todo por saberme,
por hallar otro fundamento,
un orden contra este invierno viejo,
inalterable,
                  donde el corazón es sólo el vestigio de una luz vencida por el tiempo.

Claudia Posadas, incluido en La luz que va dando nombre. Veinte años de la poesía última en México (1965-1985) (Secretaría de Cultura del Gobierno del Estado de Puebla, 2007, selec. de Alí Calderón, José Antonio Escobar, Jorge Mendoza y Álvaro Solis).

"Ése es el simple secreto de la felicidad. Hagas lo que hagas, no dejes que el pasado se interponga, no dejes que el futuro te moleste". (Osho)




TEXTOS TERTULIA 22-3-2019

MENOS MAL
LA GASEOSA
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.


MENOS MAL

Menos mal que ante los peores dolores siempre queda esa esperanza que no necesita motivos, esa ingenua perseverancia por seguir adelante, ése no hacerce demasiadas preguntas, o el recurso infalible del silencio.
Menos mal que nos queda un “menos mal” que nos impide preguntarnos a cada paso: ¿qué hacemos todos nosotros aquí, llenos de preguntas y condenados a muerte?

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net




MENOS MAL
SIN FORZAR

El “benditomaldito” Facebook que nos avisa a los desmemoriados de los cumpleaños, acostumbra también a traernos algunos recuerdos y hoy ha regurgitado para mí un álbum de fotos; sin saber por qué he comenzado a analizar mi rostro en esas fotografías hechas un lustro atrás... un escalofrío ha recorrido mi espalda: mi semblante muestra mucha incomodidad y poca, poquísima felicidad, ninguna. A mi cerebro -que siempre se rinde ante los aluviones de ideas- le ha dado por pensar qué motivo puede llevar a un ser humano a mantener a otro a su lado cuando éste último no quiere estar allí, qué extraña ceguera afectiva insta a alguien a imponer su presencia a quien desea estar fuera de su alcance y qué le incapacita para hacerse eco de las miradas de rechazo y las palabras de desprecio.
Al principio ha sido un análisis casi defensivo: a mí me fue impuesta una compañía que ni pedía ni agradecía y se ignoraban mis demandas de alejamiento alegando, la otra parte, mil y una razones aparentemente lógicas sin tener en cuenta que, fuera como fuera, sencillamente yo no deseaba vivir aquella situación.
Sin embargo la historia ha dado un giro inesperado y me he visto a mí misma insistiendo en pertenecer a un círculo, en estar en el corazón de alguien, en contar con la confianza y el afecto de otra persona; puesta a ahondar en el tema -la tenacidad de los aluviones es incombustible- he llegado a la conclusión de que lo que nos incita a exigir que se padezca nuestra presencia es la necesidad de existir para otro alguien que no seamos nosotros mismos y, por ello, forzamos nuestra estancia e imaginamos fabuloso el receptáculo en el que queremos depositar esa necesidad e inventamos los sentimientos de la persona que hemos elegido para volcar nuestros anhelos, nuestros sueños, nuestros besos; en definitiva, utilizamos a los demás para ser lo que queremos llegar a ser.
Los zapatos, ya sean de cristal o de piel, sólo sirven para el pie que se corresponde con su número. Lo mismo pasa con las personas que van apareciendo en nuestro camino, es preciso contar con los mismos valores esenciales y reconocerse lugares comunes para que, a pesar de los desencuentros que se producen periódicamente en las relaciones humanas permanezca indemne el epicentro de la unión instalado, sin lugar a dudas, en la similitud de las necesidades básicas y no negociables que nos dotan de identidad; si para compatibilizar con alguien hemos de modificar la esencia que sustenta nuestra filiación natural habría que forzar la creación del vínculo, por lo tanto, esa medida de zapato no es la nuestra.
No es fácil verse en la obligación de invitar a alguien a salir de tu vida y no es plato de gusto ser tú el invitado a hacerlo, así es que mantén los ojos muy abiertos y los oídos bien despiertos, presta atención a los vacíos, al desprecio solapado y al uso estudiado que hagan de tus talentos y, ante todo, recuerda que es elegante marcharse cinco minutos antes de que te echen, así evitarás que el zapato se pierda al bajar las escaleras demasiado aprisa.

19/marzo/2019 -
Victoria Blanco



MENOS MAL

En Siberia también hay playas.
Y nieva sobre la arena.

Sara Vidal Tanaka




MENOS MAL

Audio:LA ESPERANZA BLANCA



Rafael Cotilla


MENOS MAL

Menos mal que has
llegado a tiempo 
para salvarme,
porque otros
me sacaron los ojos,  
Me vaciaron los bolsillos,
se burlaron en mi 
presencia,
se aprovecharon en mi
ausencia,
Con sus gritos me
dejaron sordos...
pero tú, tú solo me
arrancaste el corazón.

José María Rico - Spencer


LA GASEOSA

Vamos a ver… No hay más remedio.
Nos parieron sin el libro.
Nos parieron sin un mapa
en esta isla del tesoro.
Nos parieron para darnos un golpe de llanto en las nalgas.
Pero, no te quejes.
Después te emborrachaste de leche,
en un pecho caliente.
Así es la cosa:
Una de llanto y otra de leches.

JJC – Juan Jiménez Caballero



MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.

***
El gran problema del ser humano actual es que no está acostumbrado, tras miles de años de miseria, ni a la abundancia ni a la felicidad, por eso le cuesta tanto compartirlas o imaginarlas siquiera, de ahí surge la codicia irracional que tantas muertes y dolor provoca.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


***
Cada vez que me acerco a ti me haces daño. No importa una negativa más, he recibido tantas en mi vida que sólo eres uno más.

Lourdes Pérez







El viento llamó con golpecitos,
como un hombre cansado.
Y, como una anfitriona, yo
contesté resuelta «Entra».
Entró entonces en mi habitación.
Un veloz convidado, sin pies,
a quien ofrecer una silla
era tan imposible
como ofrecer un sofá al aire.
No tenía huesos que lo sostuvieran.
Su hablar era como la arremetida
de numerosos colibríes a la vez,
desde un fabuloso arbolillo.
Su apariencia, la de una ola.
Sus dedos, al pasar,
producían una música, como melodías
que salían trémulas de un cristal.
Hizo la visita, también revoloteando;
luego, como un hombre tímido,
dio de nuevo unos golpecitos, de forma presurosa;
y yo me quedé sola.
Emily Dickinson, incluido en El viento comenzó a mecer la hierba (Titivillus, Internet, 2016, trad. de Enrique Goicolea).

Otros poemas de Emily Dickinson
El agua se aprende por la sed...Nadie conoce esta pequeña rosa...No puedo estar sola...Salió una mariposa de su capullo...


domingo, 17 de marzo de 2019


VOCES entre VOCES


PARA ENVIAR TEXTOS O PROPONER TEMAS: nekovidal@gmail.com



TROPEZAR EN LA VIDA NO ES MALO . . . ¡ENCARIÑARSE CON LA PIEDRA, SÍ!





TEMAS TERTULIA 22-3-2019

MENOS MAL
LA GASEOSA
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.


Si quieres algo que nunca tuviste, debes hacer algo que nunca hiciste. (Anónimo)


  • Las últimas palabras de los llamados grandes personajes históricos:

    "Bebed por mí, bebed a mi salud, yo ya no puedo beber más" – Picasso.

    "¡Mozart!" – Gustav Mahler.

    "Lo triste es que me voy con tanto por decir"– Bartok.

    ¡Qué pena morir, cuando me queda tanto por leer!” – Menéndez Pelayo.





quise construir una casa encima de tu casa
quisimos ciudades a destajo libros quizá destronando realidades o al revés
quise una isla encima de una hamaca
que meciera mi cuerpo hasta dejarme botada junto al resto en las veredas
tus cimientos son puro barro no hay manos suficientes
para crear siquiera la ficción de una patria

mi raíz se cierra a la tierra se enrosca no alcanza
todo lo que somos estrechándose y al otro lado
nadie o vestigios de los que estuvieron aguardando palabras

esperaste que esta casa a techo abierto fuera un hogar
pero quién dime quién podrá alguna vez soportar el viento
rasgando el cuerpo quién dime recordará
lo que se hizo en una pequeña esquina mientras allá afuera
escribían una historia o construían otras casas quién aguanta
su propio reflejo devolviéndose y diciendo no quién

si hubo alguna vez una raíz que saliera de mi cuerpo
agua siquiera o humedad si hubo hogar
es esto que destruyo al nombrarlo
los jardines tienen términos salidas túneles
entro acá y rehúyo dime quién se quedará
en la mitad de este jardín simulando que es más que un patio trasero
quién aguanta lo propio o soporta el silencio habitando
la memoria lo blanco haciendo sombras
la historia en el centro y palabras dispersas en lo que nadie ve

Julieta Marchant en Urdimbre  (2009), incluido en Con mi caracol y mi revólver. Muestra de poesía chilena reciente (Vallejo & Co., Internet, 2018, selec. de Diego Alfaro Palma).


    "«consumo, sociedad de»: Prodigioso envase lleno de nada. Invención de alto valor científico, que permite suprimir las necesidades reales, mediante la oportuna imposición de necesidades artificiales."(Eduardo Galeano)

TEXTOS TERTULIA 15-3-2019

NO SÉ YO . . .
A MENUDO.
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.


NO SÉ YO . . .

No sé yo…
Hasta el demonio está en crisis,
organizando crowdfunding
para pagarme el alma.
Venga, haré lo tú quieres…
Pero, cómeme un poquito en este momento dulce.
Quizás mañana amargue
como besos de Judas.
Si, voy a probar con ese trabajo de francotirador
que me recomendaste.
Me irá bien... Siempre tuve buena puntería
y nulos remordimientos de conciencia.
Tiembla amor,
cuando me den tú nombre
en una lista negra.

JJC – Juan Jiménez Caballero

NO SÉ YO . . .

No sé yo si esta realidad es real o tan sólo una simulación informática, de lo que estoy seguro es de que, en cualquier caso, hay un virus por medio, desde ayer me pica la nariz.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


NO SÉ YO . . .
Audio: ATISBO DE LUZ
Rafael Cotilla

A MENUDO

Rachas de esperanza y desesperanza
me envuelven y me agitan
en medio de un inmenso océano.
Pretendo ser un bote salvavidas
ignorando que el náufrago aquí, en esta historia,
Soy
Yo

Sara Vidal Tanaka


A MENUDO

...Y se van yendo
como si todo estuviera
hecho aquí.
Se van alejando,
sin ningún reparo,
como si no quisieran seguir.
Nos quedamos solos . . .
Y yo, yo me quedo sola,
con suspiros y añoranzas.
Aunque aún me queden
capítulos por vivir.
Me faltan fuerzas,
miro hacia atrás
y están todos ellos,
los míos,
que me miran, me observan,
están ahí, desde la distancia.
Sé que están ahí,
pero me falta la ausencia.
Se fueron todos ellos,
y yo….
yo me quedé sola.


José María Rico - Spencer


A MENUDO

A menudo me sorprende nuestra fragilidad ante tanta apariencia de fuerza y poder, nuestras pequeñas ilusiones ante tantos fracasos cotidianos, nuestra esperanzadora ingenuidad.
A menudo me pregunto qué nos hace desplazarnos del paraíso al infierno sin más razón que el para nosotros incomprensible azar.
Y a menudo me pregunto, también, porqué me hago tantas preguntas.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net

MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.

La costumbre, esa perversa y reincidente asesina de paraísos.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net
***
¿Qué prototipo de ser viviente eres?
¿Cuál es la melodía de tu vida?

José María Rico – Spencer

***
Si vas a bailar descalza, hazlo como si bailases bajo la lluvia.

Lourdes Pérez




Supe que no había ocurrido
No había asesinato en la pradera
La hierba no estaba roja
La hierba era verde
Supe que no había ocurrido
He llegado a casa cansado
Mis botas están veteadas de suciedad
Para qué sirve predicar
nunca les pasó nada
a los cuerpos asesinados en la pradera
Decid la verdad he fumado hasta
llegar al amor en esta noche inocente
Jamás ocurrió
Jamás ocurrió
No hubo asesinatos en la pradera
Había una casa en la pradera
La pradera en sí era grande y estaba vacía
Era de noche
Era noche cerrada
Había luces en las diminutas ventanas.
Leonard Cohen, incluido en Antología poética (Ediciones Alma_perro, Internet, 2012).

Otros poemas de Leonard Cohen

Goebbels abandona su novela y se afilia al partidoLa Reina Victoria y yoTres buenas noches

domingo, 10 de marzo de 2019


VOCES entre VOCES



PARA ENVIAR TEXTOS O PROPONER TEMAS: nekovidal@gmail.com




"Cuando se van a tomar decisiones que afectan a más de una generación, que de alguna manera pueden hipotecar el destino de tus hijos o el de los hijos de tus hijos, eso tiene que ser plebiscitado. No puede ser decidido por un gobierno y ya está."(Eduardo Galeano)


TEMAS TERTULIA 15-3-2019

NO SÉ YO . . .
A MENUDO.
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.


  • Aún recuerdo mi infancia cuando estaba nevando,
  • corría tal potrillo limonero.
    No prestaba atención al hielo congelado
    en la pernera de mis pantalones.

    Cuando bebía el agua de los huecos,
    mis mejillas se alzaban rojas como manzanas.
    Entre la nieve que caía a copos,
    nuestra tarea se alargaba sin poder darle término.

    Si la nieve caía entre las manos,
    sería el buen momento de lamerla.
    Estábamos contentos de atrapar
    la nieve que caía de repente y en vuelo hacia la boca.

    Alzábamos castillos en la nieve.
    Hacíamos trabajos de esbelta arquitectura.
    No teníamos tiempo de limpiar la nariz.
    Si teníamos sed, tragábamos la nieve vaporosa.

    Una mujer morena desde la lejanía,
    llenó sacos de nieve para poder
    preparar la comida de verano.
    Guardaba nieve sólida moldeada bajo tierra.

    Si quedaban ahumados nos decían:
    “Ponte nieve con hielo en el puente nasal”.
    Si sangraba una joven que había dado a luz,
    le daban un buen caldo y el rico requesón.

    Mi tierna y santa abuela se lavaba su lacio
    cabello con el agua de la nieve
    alabando el vigor del poderoso cielo,
    pensando que es el agua bendita del Edén.

    Hoy todo es como un cuento,
    El cielo azul, la tierra, son ya como padrastros.
    Los pechos de la tierra y también los del cielo,
    están enfermos, duelen.

    Cuando nieva recuerdo muchas cosas.
    Decían que el aliento del invierno es fulgor de doncella.
    Hoy día las muchachas tienen miedo a la nieve más blanca,
    debajo del paraguas se ocultan temerosas.

    A pellizcos se quitan los científicos,
    la amontonada nieve de sus gorros.
    Aunque no nos lo digan, entendemos
    que hay en ella un veneno.

    ¿Es arrepentimiento?
    El arrepentimiento nos hace trabajar.
    La clara fantasía de poder redimirse es ya desenfrenada.
    En todo ello creemos, mas debemos saber
    que el invierno comprende el sentido del cambio.


    Khamit Yergaliyev, incluido en 
    Antología de la poesía kazaja contemporánea (Siglos XIX, XX y XXI) (Ediciones Vitruvio, Madrid, 2017, selec. y trad. de Justo Jorge Padrón).

    Pedir perdón es de inteligentes, perdonar es de nobles y saber perdonarse es de sabios. (Anónimo)


  • Las últimas palabras de los llamados grandes personajes históricos:

  • Al contrario –Henrik Ibsen (corrigiendo a la enfermera que le decía a alguien que Ibsen se encontraba mejor).
  • Me han disparado – John Lenon.
  • Espero no haberos aburrido – Elvis Presley (dirigiéndose al público de su último concierto).
  • No es nada, no es nada – El archiduque Francisco Fernando (tras el atentado de Sarajevo).


TEXTOS TERTULIA 8-3-2019

SUSURROS
FALTA DE PERSONAL
MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.


SUSURROS

Me lo dijo susurrando, con un cigarro en la boca y un vaso de vino en la mano:
Las personas peleonas, camorristas, son siempre las que están llenas de miedo, son como perros asustados porque algún bestia le dio una paliza.
Los niños no necesitan más educación que el respeto a los demás que deben aprender en la familia y luego jugar, jugar mucho, corriendo y saltando por el campo, ya tendrán tiempo de aprender los números y las letras más adelante.
El ser humano es un animal social, siempre busca compañía, siempre busca el calor del grupo y se hace poderoso en grupo, solos no valemos nada, por eso no es sano para el hombre que le manden, ni mandar siquiera, salvo para ayudar en un trabajo donde alguno esté más preparado que otros, pero nunca por un gobierno, nunca en la política, lo que afecta a todos se debe decidir entre todos, así se cometerían muchos menos errores.
Lo de las derechas y las izquierdas es un cuento, igual sirvió antes, hace siglos, pero ahora ya no. Usted y yo podemos tener ideas muy diferentes pero estar de acuerdo en que este campo hay que esperar para ararlo, tener el mismo interés en común, y eso no tiene nada que ver con derechas o izquierdas, eso es sólo un cuento que se han inventado para entretener al personal.
El ser humano no es malo por naturaleza, sólo ingenuo y por eso otros, los que están enfermos de egoísmo o codicia, se aprovechan, un hombre malo es siempre un hombre enfermo, pero las enfermedades de la cabeza no se ven y no se notan como las del cuerpo, ése es el problema.
Todo el mundo cree saber lo que es el amor, como si nacieran aprendidos, el amor es un arte que hay que cultivar y practicar, nunca deja uno de aprender, ni a mi edad siquiera. Llevo ya catorce años viudo, pero sigo queriendo a esa mujer como cuando éramos mozos, más todavía, ella me enseñó lo que es de verdad el amor, lo que daría por poder regalarle la mitad de lo que me quede de vida por pasarla juntos”.
Suspiró y dijo:
Mañana va a llover. “

Y al día siguiente llovió, yo me levanté con resaca y me eché un buen rato preguntándome de donde habría sacado tanta sabiduría ese anciano de manos callosas que había pasado toda su vida trabajando la tierra.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


SUSURROS

¡¡Oye!!
Tú, ¿qué te crees?
Yo también tuve un sueño
de una tierra redonda
floreciente de caricias, panes y besos.
Pero miro a mi alrededor
y grito que deberíamos hacernos mirar el nacimiento
de algunos ríos de sangre.
Yo también estoy quemado
de tanto paño caliente.
De tanto morderme hasta los pensamientos.
¡¡Hostias!!
Yo también me estoy quedando calvo
y voy contándome con mis manos los orgasmos.
No se hable más.
Aquí seguiremos,
mientras no nos fallen del todo las piernas y el ánimo.
Aquí seguiremos cantando,
mientras siga empeñado el corazón en bailar
un sístole después de un diástole.

JJC – Juan Jiménez Caballero


SUSURROS

Audio: Mi lugar

Rafael Cotilla



SUSURROS


Que te parece si te digo que no estoy cansada, ni desanimada, que cada día me siento más viva, más fuerte.
Que te parece si te digo que me gusta el azul celeste del cielo, el rojo de las amapolas y la flor del almendro.
Que te parece si te digo que quiero estar mucho más tiempo en este planeta.
Que te parece si te digo que querría ser inmortal para poder ayudar más a mejorar. Esto ultimo no es posible, me dirás . . .
Y que te parece si te digo que mientras vivo estoy creando y la creación sí puede ser inmortal.

Mari Carmen Gómez Castro



SUSURROS

Voy a construir una escalera
para llegar a lo más alto
y poder tenderme en tus
 alas blancas.
Voy a necesitarte
de por vida,
y aprovecharme
hasta mi ultimo suspiro
de tu infinita caridad,
refugiándome en tus brazos
para no volver a tropezar.
Voy a construir esa maldita
escalera y no volverla a baja.
La voy a construir para estar
contigo hasta la eternidad.

José María Rico – Spencer


FALTA DE PERSONAL

ESPACIO EN BLANCO POR FALTA DE PERSONAL.
8-M: LAS MUJERES ESTABAN EN LA CALLE GRITANDO OBVIEDADES A SORDOS IMPENITENTES, LA MITAD DE LOS HOMBRES ESTABAN CON ELLAS Y LA OTRA MITAD, LOS MIEDOSOS QUE INTENTAN PONER PUERTAS AL CAMPO, ESCONDIDOS EN SUS CASAS RUMIANDIO MEZQUINDADES.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


MICRORRELATOS, AFORISMOS Y OTRAS COSAS.

¿De verdad todo lo que imaginamos es el primer paso de todo lo que sucederá en nuestras vidas?
¡¡Deja de imaginarme!! ¡¡Vas a conseguir que vuelva a buscarte!!

Lourdes Pérez






En esta llanura crepuscular
indolentes caminan en procesión
los elefantes de orejas amplias.
En el viento se estremece una luna amarilla de atardecer.
Acá y allá flamean hojas de hierba como sombreros.
¿Se siente sola, Señorita?
He aquí una flauta cuyo son es de verde transparente.
Toque dulcemente una melodía.
Temblando en el cielo diáfano
invoque a su espejismo.
Desde aquel remoto mar de añoranza
lentamente se acerca una imagen.
Parece como un gato degollado que se tambalea
a la sombra de las yerbas de un camposanto.
¡Quisiera, en verdad, morirme en medio de
tal paisaje desolado de crepúsculo,
Señorita!

Sakutarō Hagiwara, incluido en Antología de la poesía moderna del Japón (1868-1945) (UNAM, México, 2010, selec. y trad. de Atsuko Tanabe).
Otros poemas de Sakutarō Hagiwara
Enamorado del enamoramientoMuerte de una ranaPiedad amorosa