sábado, 23 de junio de 2018


VOCES entre VOCES



TEMAS TERTULIA 29-6-2018

HACIENDO AMIGOS
TIEMPO
MICRORRELATOS

"La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo". (Albert Einstein)






El padre se ha colgado
en el lugar del péndulo.
La madre está muda.
La hija está muda.
El hijo está mudo.
Los tres siguen
el tic tac del padre.

La madre es aire.
El padre vuela a través de la madre.
El hijo es uno de los cuervos
de la plaza San Marcos de Venecia.
La hija es una paloma mensajera.

La hija es dulce.
El padre come a la hija.
La madre corta al padre en dos
come una mitad
y ofrece la otra a su hijo.

El hijo es una coma.
La hija no tiene cola ni cabeza.
La madre es un huevo espoleado.
De la boca del padre
penden colas de palabras.

El hijo es una pala rota.
Por eso el padre se ve obligado
a trabajar la tierra
con la lengua.

La madre sigue el ejemplo de Cristóbal Colón.
Camina sobre sus manos desnudas
y atrapa con sus pies desnudos
un huevo de aire tras otro.
La hija repara el desgaste de un eco.

La madre es un cielo gris
y abajo muy abajo se arrastra
un padre de papel secante
cubierto de manchas de tinta.
El hijo es una nube.
Cuando llora llueve.
La hija es una lágrima imberbe.

Jean Arp en Le Voilier dans la foré (1957), incluido en Antología de la poesía surrealista de lengua francesa (Fabril Editora, Buenos Aires, 1961, selec. y trad. de Aldo Pellegrini).
Otros poemas de Jean Arp
La piedra del universo con cabellos de sandwichesLas piedras domésticas


"A nadie con poder le molesta mucho, al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea".(Eduardo Galeano)
TEXTOS TERTULIA 22-6-2018

APARIENCIAS
TESTAMENTO
MICRORRELATOS



APARIENCIAS

Mastico tierra,
dolor de metamorfosis.
En estos días de humo,
yo también vivo dando vueltas en círculo.
Ese momento en que te sorprendes, plagiándote a ti mismo.
Las palabras que se lleva el viento
las devuelven las caracolas de la mar.
Nadie quiere un poema triste,
por eso lo mío lo escribo con una nariz de payaso.
Por eso a lo que escribo se le notan las costuras y la trampa.

J.J.C. Juan Jiménez Caballero



APARIENCIAS

La palabra persona viene del latín persona, o sea máscara usada por un personaje teatral. El latín lo tomó del etrusco, phersu y este del griego πρὀσωπον (prósopon = máscara). "Máscara" en griego está formada de προς (pros = delante) y ωπος (opos = cara), o sea "delante de la cara".
Una vez sabido esto, se supone que la única diferencia entre unas personas y otras es si actúan o sobreactúan. Al margen queda ese 20-25% de la Humanidad que decide intentar vivir e, intentándolo, cambian el camino del resto de su especie. Suelen desplazarse al margen de la vía principal, a veces por las cunetas, y pueden ser tanto filósofos, panaderos, camareros, maestros o cualquier otra profesión. Sólo tienen en común la forma en que manejan o se desprenden de su máscara.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net



APARIENCIAS

Tengo la costumbre de observar lo que me rodea y cada movimiento es una fuente de inspiración para una nueva idea o para argumentar una antigua y, a veces, veo cosas… Será mi sexto sentido.
Creo que, en realidad, no nos gustamos a nosotros mismos y lo único que queremos es mirar hacia fuera, ver los defectos y las virtudes ajenas para obviar los nuestros: los defectos porque nos molestan y las virtudes porque nos obligan a hacer el esfuerzo de desarrollarlas; preferimos, sin duda, entretenernos con los otros. Así es que, sin el más mínimo pudor le decimos a alguien que no nos gusta su vestido, su casa, su trabajo, sus zapatos o su pareja cuando, en realidad, lo que queremos decir es que estamos hasta “el pico la boina” de nuestra forma de vida y no sabemos cómo ni cuándo salir de ella.
Se dice que las personas felices no se meten en la vida de los demás pero, en mi opinión, nadie puede ser feliz permanentemente porque sería, además de imposible, muy aburrido. En realidad, creo que siempre estamos en busca de nuestro mejor yo, pero no lo hacemos bien pues en lugar de mirar hacia el interior buscamos fuera y tratamos de imitar lo que admiramos en otros, acción que da lugar a dos realidades tremendas: la imitación nos convierte en copias sin valor y la admiración nos coloca en posición inferior al admirado.
En definitiva, mientras aparentamos ser lo que no somos nos infravaloramos, perdemos la posibilidad de desarrollar lo que somos en realidad y nos negamos la de saber lo que, de centrarnos en nosotros, podríamos llegar a ser.
23/06/2018 - Victoria Blanco para VOCES entre VOCES


APARIENCIAS

Aparentó que no aparentaba y así consiguió sublimar la apariencia.

¿Qué aparenta quien no sabe quien es?

¿No es la apariencia, al fin y al cabo, el único reflejo de la realidad?

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


TESTAMENTO
EL DESENGAÑO DE LOS AÑOS
AUDIO:

Rafael Cotilla


TESTAMENTO

ENSAYO DE BRINDIS, TESTAMENTO Y EPITAFIO:


Brindo por la vida, por este absurdo paréntesis temporal lleno de milagros cotidianos y tantas maravillas como dolores por descubrir, por todas las amistades del viaje y por todos los viajes que a tanta amistad dieron lugar.
Pero ya es hora, me voy andando . . .
Me voy andando de esta vida sorprendido del poco equipaje necesario para andar, y sospechando que aún menos es suficiente.
Me voy andando porque ya no tengo prisas, sé sin la más mínima duda que todo esto es regalado.
Me voy andando dejando en el camino un buen puñado de amistades y el peso de unos pocos enemigos que no conseguí que dejaran de serlo.
Me voy algo cansado porque, como a todos, nadie me enseñó las reglas de este juego, nadie me enseñó a vivir ni a morir sin miedo, y a sobrevivir aprendí, como tantos, solo.
Me voy agradecido: guardo en la memoria personas muertas que creo merecían más que yo el regalo de la vida: son los caminos insondables del azar.
Me voy andando tras haber sembrado más que cosechado, nunca me gustaron las deudas.
Me voy andando seguro del retorno, de que mis cenizas estarán en el aire que respirarán mis amigos y el vino que beberán, en el sonido de sus risas y la sal de sus lágrimas.
Me voy andando convencido de que sólo el miedo de un ego fantasma puede provocar miedo al no retorno, porque sólo caminar es el camino y es camino suficiente.
Me voy andando después de haber apenas tocado el pensamiento paradójico, saboreando la idea aparentemente contradictoria que lo explica todo: sabiendo que vida y muerte son un mismo hecho constante, no un conflicto por resolver.
Me voy andando sabiendo que una parte del camino seguirá abierta mientras respire el más joven de mis amigos o hasta que se destruya el último de mis escritos.
Me voy andando porque, ya ven, tantas vueltas, tantas alegrías, tantos golpes, tantas lecciones, y aún no he aprendido a volar.


Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


TESTAMENTO

Dejo lo mejor que quisiera haber sido. No he encontrado en mi existencia nada más valioso ni digno de legar.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net


MICRORRELATOS

Perdona
si no supe entender tus intenciones,
perdona
si algún día sobrepasé los límites,
perdona 
si el respeto no lo valoré adecuadamente,
perdona
si la ignorancia te perjudicó lo suficiente...
pero es que aún no te conozco.
Por cierto... ¿Tu nombre?

José María Rico


MICRORRELATOS

La luna llena aquella noche se iluminó concediéndole un último favor.
¿¡Un último favor?! ¿¿Y después?!
Después que brille el Sol de Medianoche.
Lourdes Pérez








El agua se aprende por la sed;
la tierra, por los océanos atravesados;
el éxtasis, por la agonía.
La paz se revela por las batallas;
el amor, por el recuerdo de los que se fueron;
los pájaros, por la nieve.

Emily Dickinson, incluido en El viento comenzó a mecer la hierba (Titivillus, Internet, 2016, trad. de Enrique Goicolea).

sábado, 16 de junio de 2018


VOCES entre VOCES



TEMAS TERTULIA 22-6-2018

APARIENCIAS
TESTAMENTO
MICRORRELATOS


"Enfréntate a los malos, enfréntate a los crueles, enfréntate a todos, menos a los tontos. Son demasiados y siempre serás derrotado." (Proverbio hindú)








Tienes casi la misma edad de la ciudad
cuelga la carne pálida desde el hueso amarillo-blanco, tus últimas amarras...
ellas te han abrazado como la cascara del ajo,
tu corriente violeta y azul de la sangre, muy antigua
de muchos días antes,
para ti es este mi himno
para ti este mi aliento dentro de la podredumbre de la ciudad,
el aire inmaduro y verde de la primera ciudad
y el viento ondulante, curvado, dentro del bosque,
hoy te sientas dentro de tu bruma
sentada con una manta blanca encima,
la mata de pelo triste más blanda que el algodón,
la cabeza está inclinada un poquito a la derecha
asoman tus ojos pequeños y pálidos
desde la piel arrugada,
ves en la luz de la mañana el bostezo rojizo
de las putas,
vienen y van los culos mal nutridos de los niños bastardos,
dos pies hacen torbellinos dentro de la falda,
miras todas estas cosas por la mañana

viene un cuervo desde la cima grande de la ciudad
viene hacia el burdel, a tu tejado,
tu gemela, la ciudad, te mandó otro pájaro negro y gris
antes de tu muerte o quizá dentro de tu pelo blanco la ciudad
hunde su divina mano más íntimamente...
Así sonríes un poco con tu larga encía sin límite, sin sonido,
una gata viene y se acuesta a tu lado,
así estiras las piernas bajo la rodilla artrítica del sol húmedo
que se revela redondo y dorado como una moneda,
la luz dentro de la memoria y el olvido de tus muslos y senos,
la luz y el viento pasan por tu cuerpo,
el viento juega, gira dentro de un puño lleno de blancura
juega y juega provocando escalofríos,
la luz solar dispersa, extiende e inclina
sobre tu sexo monte pequeño y peludo...


Arunesh Ghosh, incluido en 
La pared de agua. Antología de poesía bengalí contemporánea  (Olifante Ediciones de poesía, Zaragoza, 2011, ed. y trad. de Subhro Bandopadhyay).


TEXTOS TERTULIA 15-6-2018

SUSTOS A MEDIANOCHE
LITURGIA
MICRORRELATOS



SUSTOS A MEDIANOCHE

La mayoría de la población, en general, no estaba atemorizada, más bien sorprendida: cada semana, matemática e inexorablemente, aparecía un sacerdote o un obispo asesinado, castrado y con una nota clavada en la frente: “OTRO SUSTO A MEDIANOCHE”.
La evidente influencia y poder de la Iglesia Católica en aquel país hizo que se pusiera a investigar esos casos a los más reconocidos inspectores y detectives, pero todo fue en vano, tal como habían comenzado, de repente, un día, desapareció de la prensa el asesinato semanal de un sacerdote u obispo. Habían sido doce asesinatos, uno por semana durante tres meses.
Los policías que habían participado en la investigación sintieron una cierta frustración personal por que el caso quedara impune y sabían que, muy posiblemente, pasaría a ser uno de esos extraños casos nunca resueltos, como el ya mítico de Jack el Destripador.
Uno de esos detectives, Jaime Robles, llegó a obsesionarse de tal forma con aquellos asesinatos que siguió tras cada pista, por minúscula que fuera, hasta su jubilación e incluso después. No era creyente, pero según su ética, quitar doce vidas no podía quedar impune de ninguna manera, era un precedente muy peligroso para cualquier sociedad.
Encontró finalmente una pista, un hilo del que tirar, que le llevó hasta un hombre de su edad, un exalumno de un colegio religioso, que no había sido investigado por un error burocrático, el colegio no había facilitado su ficha por alguna razón. Las pesquisas siempre se habían centrado en antiguos alumnos, posibles víctimas de abusos por parte de algún sacerdote o profesor pederasta, la castración de las víctimas señalaba sin la menor duda esa posibilidad.
Aún tardaría casi tres meses más en completar el rompecabezas, en asegurarse sin la menor duda de que aquel hombre, Mario Rosillo, era el asesino múltiple. Antes de entregar toda la documentación a sus ya excompañeros para que procedieran a su detención quiso tener una charla con aquel hombre, atar algunos cabos sueltos, confirmar que el móvil había sido algún abuso sufrido durante su infancia, aunque no dejaba de ser llamativo que hubieran sido tantos los abusadores.
Jaime abordó a Mario cuando éste desayunaba, como cada mañana, en la cafetería cercana a su casa. Se sentó a su lado y, con su parsimonia habitual, le dijo: ”No intente huir, hay cuatro agentes de paisano fuera y varios coches patrulla en el barrio, pronto llegarán a detenerle, evite un escándalo delante de sus vecinos”.
No era cierto, fuera no esperaba nadie, pero su experiencia de años le había demostrado que la realidad es, tan sólo, lo que cada cual cree, y cada cual cree cuanto sus miedos le dicta, muy pocas veces había usado su arma reglamentaria en su trabajo.
En realidad, quería saber el porqué explicado por el autor de aquellos crímenes terribles, de quien sólo sabía que era un hombre muy inteligente en vista de cuanto le había costado dar con él.
Supongo que fue usted víctima de abusos en su infancia pero, ¿por qué tanto odio, tanta violencia, tantas vidas, doce vidas segadas?”, preguntó Jaime, convencido de que una confesión, como suele suceder en estos casos, supondría un alivio para la conciencia de aquel hombre y ahorraría muchos trámites.
Pero la respuesta de Mario no fue la esperada: “No fueron doce sino trece, olvidó contarme a mi. No soy creyente, pero estoy convencido de que determinados actos, como un asesinato, ensucian y destruyen eso que llamamos alma, espíritu, sea eterno o no, me siento tan muerto como cualquiera de esos doce pederastas. No necesito justificarme en ningún sentido, no temo a la cárcel, a mi edad sería casi una jubilación con gastos pagados y mucho tiempo para leer. Además, padezco un cáncer terminal, me quedan apenas unos meses de vida. Tampoco tengo, a pesar de todo, ningún tipo de remordimiento”, concluyó Mario.
¿Los doce habían abusado de usted?”, preguntó Jaime.
No, sólo tres. Un encuentro casual hace un par de años con un antiguo compañero de clase nos hizo rememorar lo sufrido más que vivido y animarnos a comprobar si esos hombres seguían destruyendo vidas como habían destruido las nuestras. Acordamos que, si era así, uno de los dos, el que el azar eligiera, se encargaría de asesinar a cuantos de ellos siguieran abusando hoy en día de niños. A algunos ni les conocíamos, pero no nos costó mucho recopilar toda la información en apenas unos meses, creamos una falsa red de pederastia a través de internet. Todo seguía no ya igual, sino mucho peor que cuando ambos éramos niños, aún más perversión si cabe, sólo que mucho mejor encubierta”. Mario pidió otro café, tal vez sospechando que no volvería a tomar uno bueno en mucho tiempo.
¿Y la nota clavada en la frente de las víctimas, ese texto, Otro susto a medianoche?”, preguntó Jaime con sincera curiosidad.
Mario agachó la mirada y una sonrisa que parecía más bien una mueca de asco le hizo recordar el origen de esa frase.
Durante más de tres años, al menos dos veces por semana, sentía como a medianoche un aliento nauseabundo se posaba en mi oreja para decirme: “Hola, Mario, angelito mío, soy yo, hoy toca otro susto a medianoche, Dios nos está esperando”. Despúes tenía que hacerle una felación o cuanto su mente enferma pudiera imaginar. Comprobé que le daba placer verme llorar, aprendí a evitar las lágrimas pasara lo que pasara, imaginaba preguntas de exámenes para evadir mi mente. Con el tiempo, al ver que ya no lloraba y, al menos por fuera, sufría menos, fue perdiendo interés por mí y se espaciaron los “sustos a medianoche.” Ése fue uno de los dos que llegaron a ser obispos”, y concluyó Mario: “Reconozco con cierta vergüenza que sentí algo parecido a placer al matarle”.
Tardan mucho en llegar sus compañeros . . .” observó mirando por la ventana.
Jaime le miró a los ojos, no serían más de ocho segundos, pero pudo ver claramente en el fondo de ellos los de aquel niño todavía asustado.
Recordó todos sus años de servicio, como se enorgullecía con cada detención de un asesino, el peor crimen que puede cometer un ser humano, robar vida. Recordó las varias medallas recibidas, recordó el peor caso, ése que nunca pudo ni podría apartar de su memoria, aquella niña . . .
Recordó también que aquel hombre que estaba frente a él ya tenía dos sentencias de muerte: una para su cuerpo y otra para su alma.
Apuró el último sorbo de café y, por primera vez en su vida, tomó una decisión que saltaba por encima de las leyes humanas. Pensó que si aquellos crímenes quedaban impunes tal vez muchos pederastas, dentro o fuera de la Iglesia, se lo pensarían antes de destruir una infancia, una vida. Se levantó y, sin decir una palabra, se dirigió a la puerta, convencido de que, a veces, sólo a veces, el silencio es mucho más justo que la más justa de las sentencias judiciales humanas.

Nekovidal - nekovidal@gmail.com ARTES LIBRES www.arteslibres.net




SUSTOS A MEDIANOCHE

Todo está oscuro, duermes plácidamente y quedan tres horas para que suene el despertador, algo insólito hace que te despiertes bruscamente y te invade una mezcla de temor y furor; levantarte no sería conveniente, esconder la cabeza bajo la almohada no arreglaría la situación e ignorarla conduciría a consecuencias insospechadas. Tratas de convencerte de que es una pesadilla, no puede ser real, te dices, dejándote caer sobre el lado izquierdo para calmar tu corazón y seguir durmiendo; pero el extraño contexto se repite y esta vez tienes la certeza de que no es un sueño, está sucediendo y tú eres el único testigo, algo tienes que hacer. Decides tomar el mando, aguantas la respiración, te envalentonas y enciendes la luz de la mesita de noche mientras finges una fuerte tos.
  • ¿Necesitas algo? -te dice tu pareja-
  • Que dejes de roncar como si no hubiera un mañana.
Después apagas la luz, te das media vuelta y retomas tu sueño reparador saboreando la venganza de haber dejado de par en par abiertos los ojos de tu consorte durante las próximas dos horas y media que restan para que el reloj avise.
14 junio 2018 – Victoria Blanco para “VOCES entre VOCES”


LITURGIA

FE
Estoy cansado de luchar
contra tus molinos...
De desangrarme gota a gota
y que no me creas.
Estoy cansado de que me perdonen la vida.
De que me vacilen,
los mediocres que nos gobiernan,
con su putrefacta camarilla.
Y de los ricos nuevos sin arte,
ni para sacar los billetes de la cartera.
Estoy cansado, de que no me leas las entrañas,
de que te vendas por nada
y nos sigan lloviendo piedras.
De alimentarme de la cáscaras
que envuelven los frutos.
Pero no me rindo...Mañana.
¿Cuándo quedamos mañana en la calle,
para pintar de rojo o verde los amaneceres?

J.J.C. Juan Jiménez Caballero


LITURGIA

Atronan las campanas
murmuran su letanía
tristes de amor almas
que lloran la vida
Una diosa en el altar
invocan
el cuerpo agita
se contorsiona
provoca
deseosos la miran
sin solución de amar
pobres de corazón
la envidian.
la odian
Es la liturgia del amor.

Diego Francisco Guevara de Bonis


LITURGIA


NADIE RESPONDE
Audio:


Rafael Cotilla


MICRORRELATOS

Ahora nos toca a nosotros
ser los espectadores.
Comienza la función. 
¿Por dónde empezamos a cortar cabezas? 

José María Rico


MICRORRELATOS

Ya sabes amor,
los poemas de la piel
no se escriben.
Te espero
en la avenida de los cuerpos.
Alcoba del tacto.
Sin número, ni letras.

J.J.C. Juan Jiménez Caballero


"Ojalá podamos tener el coraje de estar solos, y la valentía de arriesgarnos a estar juntos".(Eduardo Galeano)






La naturaleza herida de Morris Graves
no es el mismo Oeste salvaje
que halló el hombre blanco
Es la tierra descubierta por Buda
yendo hacia otra parte
es un salvaje nido blanco
en el enloquecido Norte
de la introspección
donde los «halcones del ojo interior»
se lanzan en picada y mueren
atisbando en la mortal caída
toda la memoria vital
de la existencia
y con alas de tiza sombría
dibujan las imágenes entretejidas
de mil vuelos
en el cielo plomizo

La noche es el «refugio natural»
de esos «pájaros del espíritu» con alas sangrantes
de esas bandadas de chorlitos
águilas barbudas
pájaros ciegos que cantan
en campos de vidrio
de esos cisnes enamorados de la luna y gansos en éxtasis
garzas atrapadas
búhos de carbón
símbolos de tortugas que trotan
de esos peces rosáceos entre las montañas
urracas en busca de nido
zumbidos de cartílagos
apareándose en el aire
entre lunas alucinatorias

Y de un pájaro enmascarado
pescando en un arroyo dorado
y un ibis dando alimento
«de su propio pecho»
y un «espectro de Connemara» perdido
(de tamaño natural)
Y luego de esos pájaros cansados y mudos
que llevan peces y papeles
entre dos arroyos
los arroyos
del olvido
donde la imaginación
vuelve sobre sí misma
con una visión blanca y eléctrica
y se redescubre en medio de las Hébridas
aún enloquecida y hambrienta

Lawrence Ferlinghetti, incluido en Cinco poetas de la Generación beat (Ediciones Alma_Perro, s.l., s.a.).Otros poemas de Lawrence Ferlinghetti
Escritura (I)La calle largaLa naturaleza herida de Morris Graves...Perro, Poema (IVVIX)